El amor desposado

0
110

Las muchas aguas no podrán apagar el amor,

ni lo ahogarán los ríos. Cantares 8:7

Si conoces el vuelo de los cisnes invernales,

ya sabes

que el viaje ciego del instinto,

aunque hermoso,

no tiene alma, ni verdadero destino.

Es únicamente el retorno

al círculo constante de lo escrito.

Si has gustado el tesoro tibio del cariño,

hasta que los ojos se rayan de ternura

y el tiempo se te antoja inexistente…

ya sabes

que en el lapso de un suspiro

se abre la puerta del Cronos,

y el tiempo vuelve, y vuelve.

Si tienes en el ecuador de tu muñeca

la huella de deberes y grilletes

que atan, pero no unen,

que obligan, pero no sienten…

ya sabes

que las imposiciones,

incluso las más sublimes,

son las pesadas alas de la muerte.

Pero si en tus ojos hay un rescoldo de luz,

y en tu corazón late aún una brizna de simiente,

es que has conocido más allá de ti.

Has recibido lo que nunca fue creado.

¡Dios te ha tocado!

y en tu mirada

hay un vuelo de cisnes,

una lágrima robada al discurrir del tiempo,

y la libertad de los amaneceres.

Has conocido a Jesús,

y el que ha conocido a Jesús, ama siempre.


Recibe cada día nuestras últimas noticias en tu Email…


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí