Santos inocentes

0
90
santos inocentes

Santos inocentes

El rey Herodes el Grande se vio burlado por los Magos de Oriente cuando no le informaron del lugar donde acababa de nacer el rey de los judíos que vinieron a adorar, tal como habían acordado.

Enfurecido y viéndose potencialmente perjudicado, decidió ejecutar a todos los bebés de dos años nacidos en Belén por aquellos días, los llamados santos inocentes.

Pero aún se enfadó más cuando supo de una familia que había conseguido escapar con su bebé.Su misión consistió a partir de entonces en dar con ese niño-rey que temía suplantase su estirpe.

Para ese fin dispuso que los niños que mostrasen signos de superioridad, compareciesen periódicamente ante un funcionario real bajo la consideración de enfermos. El diagnóstico que se les asignaría sería el TDH (trastorno de déficit herodiano).

El sucesor natural de Herodes el Grande, para continuar con ese control, consideró insanos a los TDH que superaban los 15 años, con la intención de ver cómo evolucionaban.

Y así fue cómo dieron por fin con un profeta que, en fases exultantes, llegó a nombrarse a sí mismo rey de los judíos, se trataba de aquel niño que adoraron los Magos.

Por si acaso fuese cierto, lo crucificaron y pusieron por encima de su cabeza un letrero que lo identificaba como rey. Pero la amenaza no cesó porque, según contaron algunos, resucitó al tercer día.

Han pasado veintiún siglos de aquellos hechos y un control similar se sigue practicando hoy día con los niños bajo la misma etiqueta diagnóstica, no sea que sigan apareciendo en nuestros hogares pequeños reyes y santos inocentes, que amenacen el poder establecido.

¡¡Hay quien habla de una segunda venida de aquel rey resucitado del primer siglo!! ¿Cómo va a descansar tranquilo el poder? ¡Es que es imposible!

“Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES” (Apocalipsis 19:16)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí