La vacuna contra el COVID y la unidad cristiana

0
25

El pecado de Adán trajo una maldición devastadora sobre toda la creación. La tierra ya no cooperaría en sus actividades agrícolas. Su trabajo ordenado por Dios de cuidar el jardín ahora estaría lleno de dolor y dificultad. El gobierno del ser humano sobre la creación, debido a que había obedecido a la creación en lugar de obedecer al Creador, ahora estaba quebrantado, dañado e incompleto.

Sin embargo, la gracia de Dios en medio de la maldición todavía es claramente evidente; con trabajo y conocimiento, Adán todavía podía obtener lo que necesitaba del suelo. A menudo experimentaría fracasos, pero los éxitos también llegarían. Dios no se apartó, permitiendo que una creación caída abrumara y sofocara a nuestro primeros antepasados. Más bien, permitió que la humanidad obtuviera el sustento y el conocimiento necesario de ese terreno que necesitamos para sobrevivir.

Salvar vidas con la medicina y la tecnología ciertamente honra a Dios, ya que la Biblia defiende la santidad de toda vida humana

Quizás nunca hayas pensado en la bondad de la investigación biomédica o en la bondad de las vacunas. En su gracia, Dios permite que nuestro conocimiento y experiencia hagan la vida más soportable. La tecnología y la medicina son cosas buenas, en la medida en que se utilizan para la gloria de Dios y el beneficio de los demás. Salvar vidas con la medicina y la tecnología ciertamente honra a Dios, ya que la Biblia defiende la santidad de toda vida humana.

Las vacunas son un regalo

Las vacunas son un regalo bueno de Dios traído por la aplicación adecuada de la investigación biomédica al sistema inmunológico humano y cómo este responde a patógenos peligrosos. Dios le ha dado a nuestros cuerpos la capacidad de reconocer organismos extraños y peligrosos y recordarlos en caso de que regresen para otra batalla. Una vacuna simplemente le da al paciente una cantidad no peligrosa o una parte de ese organismo, de modo que el cuerpo pueda crear memoria inmunológica antes de encontrar al organismo real y peligroso. Tu sistema inmunológico no solo recibe el manual de ese enemigo; conoce cada jugada que intentará realizar.

El sistema inmunológico es un maravilloso regalo de Dios. Al igual que los humanos primitivos aprendieron técnicas agrícolas para obtener un mejor rendimiento de sus cultivos, los investigadores han aprendido la utilidad de las vacunas para protegernos de otro aspecto de la caída.

Al igual que los humanos primitivos aprendieron técnicas agrícolas para obtener un mejor rendimiento de sus cultivos, los investigadores han aprendido la utilidad de las vacunas para protegernos de otro aspecto de la caída

Sin embargo, al igual que cualquier otro intento humano de hacer frente a los efectos de la caída, no siempre es un esfuerzo perfecto. La investigación biomédica ha visto muchos días oscuros. En ocasiones, la vacunología ha causado muertes innecesarias. Y esta es la razón por la que las personas a veces optan por renunciar a una vacuna en particular, o a veces a todas las vacunas.

El año pasado, hemos visto a líderes de los principales partidos políticos cuestionar públicamente la validez de una vacuna contra el COVID. Muchos de nosotros nos preguntamos qué hacer. ¿Deberíamos ponernos una vacuna que ha sido cuestionada públicamente? ¿Fue apresurada esta vacuna? ¿Se tomaron atajos que pueden hacer la vacuna peligrosa? Dado que utiliza un tipo diferente de tecnología de vacunas, ¿le hará algo inesperado a nuestros cuerpos? ¿Existe alguna preocupación bioética que deba hacernos recelosos, como el uso de células madre o tejidos de bebés abortados?

Como investigador de COVID, puedo responder algunas de estas preguntas. Incluso puedo decirte lo que haré. Pero antes de hacer eso, permíteme compartirte algo aún más importante.

Divisiones

Esto es de suma importancia dentro del cuerpo de Cristo, no debemos permitir que tales decisiones nos dividan. No se equivoquen: la desunión es una posibilidad y tentación real. Si esta pandemia nos ha enseñado algo, es que muchos de nosotros nos tomamos nuestra salud en serio y nos enojamos cuando otros no se toman la salud personal tan en serio como nosotros.

Por ejemplo, si elijo ponerme la vacuna, pero otro miembro de la iglesia elige no hacerlo, sería fácil para mí ser poco amable con esa persona. Incluso puedo sentir que están poniendo en riesgo mi salud, ya que las mutaciones virales podrían hacer que mi vacuna sea ineficaz.

Nuestro testimonio cristiano a menudo es transmitido en cómo seguimos amando a aquellos que no tienen exactamente las mismas posturas que nosotros

Por el contrario, si elijo no vacunarme debido a la convicción de que algún aspecto de la vacuna entra en conflicto con principios bíblicos, podría juzgar la decisión de un hermano o hermana de vacunarse como incorrecta o pecaminosa. El juicio es un pecado distinto y peligroso cuando se trata de problemas de conciencia como este. Sabemos que el Espíritu da más gracia, pero a menudo nosotros no la extendemos a los demás.

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, decidan lo que decidan, nuestro testimonio cristiano a menudo es transmitido en cómo seguimos amando a aquellos que no tienen exactamente las mismas posturas que nosotros. Todos servimos a un Dios soberano que decide dónde flota cada partícula viral cuando es expulsada de una persona infectada.

Nuestra unidad cristiana no se basa en un conjunto de actitudes, búsquedas, convicciones, experiencias o creencias políticas comunes, sino que se basa completamente en la sangre derramada de Jesucristo, a quien estamos unidos por la fe y, por lo tanto, unidos unos a otros.

No somos el Club de Leones, el VA (siglas en inglés para el Departamento de Asuntos de los Veteranos de los Estados Unidos), la Cruz Roja o el Ejército de Salvación. Somos el cuerpo de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Las vacunas ofrecen soluciones temporales; el evangelio trae aquellas que son eternas.

Respuestas a preguntas comunes

1. ¿Es esta vacuna insegura porque se desarrolló rápidamente?

La velocidad con la que se desarrollaron las vacunas contra el COVID-19 fue realmente impresionante, pero no se tomaron atajos. La velocidad de su desarrollo fue oportuna por varias razones.

Primero, cada vacuna pasa por múltiples etapas de ensayos clínicos. Por lo general, las empresas no comienzan una prueba de Fase 2 antes de que se complete la Fase 1, ya que quieren conocer los resultados de la primera fase antes de invertir millones de dólares en la siguiente. Pero la afluencia de dinero del Congreso y la reducción de las restricciones en el tiempo de los ensayos permitieron a las empresas iniciar ensayos de varias fases a la vez. Esto significaba que las empresas podían completar todas las fases necesarias de los ensayos clínicos en meses, en lugar de los años habituales.

En segundo lugar, encontrar voluntarios que padecen la enfermedad de interés a veces puede ser un proceso difícil para los investigadores. Algunas enfermedades son tan raras que puede llevar años encontrar suficientes voluntarios para completar un ensayo. Para el COVID-19, sin embargo, esto no fue un problema. Solo tomó semanas o meses conseguir suficientes voluntarios para completar un ensayo clínico grande.

2. ¿Por qué algunos funcionarios públicos cuestionaron la vacuna?

El juego político ha sido denso y pesado durante el último año, con la pandemia como el disco de hockey que ambos equipos han estado tratando de tomar para anotar en contra de su oponente. Es triste verlo. Pero es revelador que los líderes de los dos principales partidos políticos en Estados Unidos se hayan vacunado públicamente.

3. He escuchado que esta vacuna es diferente de otras. ¿Qué es una vacuna de ARNm? ¿Es peligrosa?

La mayoría de las vacunas funcionan inyectando una versión debilitada de un organismo o proteínas específicas de ese organismo, junto con un adyuvante que ayuda a estimular la respuesta inmunitaria y mejorar la memoria. Las vacunas Moderna y Pfizer funcionan inyectando un fragmento de ARNm, que contiene la fórmula que indican a las células cómo producir proteínas. Cuando tus células absorben el ARNm, producen una proteína específica del organismo que causa el COVID. El sistema inmunológico reconoce al invasor y se crea la memoria. El ARNm se degrada rápidamente dentro de la célula y desaparece del cuerpo poco después de la vacunación. Pero la inmunidad perdura. El uso de ARNm para diversos fines de investigación se ha estado realizando durante décadas y los resultados biológicos generalmente se comprenden bien.

4. ¿Existe alguna preocupación ética cristiana con esta vacuna?

Las dos consideraciones éticas cristianas más importantes en la investigación biomédica son el uso de células madre y también de tejidos/células de bebés abortados. Se ha escrito mucho sobre estos temas; no entraré en esto aquí. Pero, por lo que se ha revelado públicamente, y todavía es una ley en los Estados Unidos que los investigadores deben revelar cada vez que usan tejidos de bebés abortados, la producción de las vacunas Moderna y Pfizer no usan células de bebés abortados.

Hay otras vacunas en desarrollo que utilizan células de bebés abortados en su producción. He visto buenos argumentos en ambos lados de esta problemática. Se han desarrollado muchas vacunas de uso generalizado (p. Ej., MMR, herpes zóster, varicela) utilizando estas células.

5. ¿Qué harás tú?

Estaré poniéndome la vacuna cuando llegue mi tiempo asignado. La investigación parece sólida y no he escuchado nada que me detenga como cristiano. Conozco al menos una persona que no puede recibir la vacuna por razones médicas, y sé que esto también será cierto para otras personas. Haré lo que pueda para amarlos ayudando a detener la marea de este virus.

En última instancia, Dios controla cada partícula viral que se esparce por la tierra. Puede ser que use estas vacunas para librar al mundo de esta peligrosa enfermedad. Nos ha permitido hacerlo con la viruela; oro para que lo permita de nuevo con el COVID-19.

Descargo de responsabilidad: Las opiniones expresadas en esta publicación no representan las opiniones del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, los Institutos Nacionales de Salud o el gobierno federal de los Estados Unidos de América. Las opiniones expresadas son las opiniones únicas del autor y están destinadas a la edificación de la iglesia. Si tienes preguntas específicas sobre si puedes o eres elegible para recibir una vacuna, consulta los departamentos de salud locales y estatales y con tu médico de atención primaria para obtener más orientación y dirección.


Publicado originalmente en The Gospel Coalition. Traducido por Equipo Coalición.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí