Teología de la consejería

0
56

Cuando hablamos sobre consejería bíblica surgen muchas preguntas. Más en el contexto actual, donde la psicología ha permeado a la sociedad, y a la iglesia —en muchos casos— de forma negativa al desplazar el consejo de las Escrituras.

Necesitamos que Dios nos ayude a poner todo bajo la luz de su Palabra. El libro Teología de la consejería bíblica es una buena herramienta para caminar hacia esa luz. Heath Lambert, su autor, declara: “La consejería es una disciplina teológica”, veamos qué más implica esta afirmación.

Resumen

El objetivo primordial de Heath Lambert en este libro es describir la relación existente entre la consejería bíblica y la teología, para demostrar la suficiencia de las Escrituras ante cualquier desafío de la vida.

Teología de la consejería

Heath Lambert

Editorial Bautista Independiente. 267 pp.

Necesitamos que Dios nos ayude a poner todo bajo la luz de su Palabra. El libro Teología de la consejería bíblica es una buena herramienta para caminar hacia esa luz. Heath Lambert, su autor, declara: “La consejería es una disciplina teológica”.

El objetivo primordial de Heath Lambert en este libro es describir la relación existente entre la consejería bíblica y la teología, para demostrar la suficiencia de las Escrituras ante cualquier desafío de la vida.

Editorial Bautista Independiente. 267 pp.

Heath Lambert es el pastor principal de la Primera Iglesia Bautista de Jacksonville, Florida, y autor de varios libros.[1] Él muestra en este libro su agudeza teológica al abordar doctrinas principales de la fe de manera profunda, entendiendo que no es un libro de teología sistemática. La singularidad del libro es que relaciona y aplica cada doctrina teológica con la práctica de la consejería bíblica utilizando casos de estudio.

El autor bosqueja las principales doctrinas de la fe cristiana para evidenciar que estas son fundamentales para una consejería fiel a la Palabra. El texto está distribuido en doce capítulos: los primeros tres capítulos son la base de su explicación, y los últimos doce desarrollan las diferentes doctrinas.

El libro está dirigido a una audiencia cristiana; es una excelente introducción para aquellos que comienzan a estudiar consejería bíblica. Pero también es un buen recurso para cuando necesitemos refrescar las verdades fundamentales de la teología en la consejería.

Las Escrituras son suficientes para la consejería

En los primeros dos capítulos, Lambert expone la base de toda consejería bíblica y, en cierto modo, divide la consejería bíblica de la consejería cristiana.[2] Para él, la Biblia es suficiente para aconsejar en cualquier situación.

Si la meta de la consejería es responder preguntas y ofrecer soluciones frente a problemas específicos, entonces, las Escrituras son necesarias y centrales en esas conversaciones; de ese modo, la consejería es teológica.

“La mayoría cree que la teología es para los ministros lo que la psicología es para los consejeros, y que los dos realmente no tienen mucho que ver entre sí, pero la teología es lo que la Biblia en su totalidad nos enseña hoy sobre cualquier tema, el trabajo de la teología es comprender lo que Dios piensa sobre ese tema” (p. 1).

Entre consejeros hay una tensión constante sobre dos posturas: en un extremo, aceptar la suficiencia de la Escritura y rechazar fuentes externas a la misma; en otro extremo, tomar fuentes externas (psicología secular y sus técnicas) como primarias y adjuntarles la Escritura como secundaria. Ante esta esta tensión, el autor toma una tercera postura y deja en claro que “la consejería bíblica no rechaza las fuentes externas a las Escrituras. Simplemente creemos que estas fuentes necesitan ser examinadas críticamente a la luz de lo que enseña la Biblia” (p. 34).

La psicología secular tiene tres niveles de análisis: observaciones, interpretaciones, e intervenciones. El autor explica que, al nivel de las observaciones, los consejeros bíblicos están de acuerdo en recibir y evaluar con atención toda información que el hombre puede adquirir por la gracia común de Dios.

Sin embargo, los psicólogos seculares interpretan e intervienen a través de una cosmovisión caída y distorsionada (que también afecta a todo consejero cristiano). Por ende, es en estos puntos de análisis en donde la consejería bíblica rechaza aportes de la psicología secular y debe evaluar todo a la luz de las Escrituras.

Las doctrinas fundamentales y la consejería bíblica

De los capítulos cuatro al doce hay una excelente exposición de diferentes doctrinas: doctrina de Dios, Cristo, Espíritu Santo, humanidad, pecado, sufrimiento, salvación, y la Iglesia, en donde Lambert muestra la importancia de ellas y su relación con diferentes problemas de la vida humana. Interactúa con pasajes bíblicos, otros autores críticos de la consejería bíblica, y teólogos importantes a lo largo de la historia, como Jay Adams y Wayne Grudem.

Aconseja con la Palabra

Teología de la consejería bíblica es un libro profundo, pero la agilidad con que el autor ha unido la teología y la práctica hace que la lectura sea liviana y cautivante. Es fiel a las Escrituras, coherente con sus argumentos. El autor defiende la consejería y muestra la necesidad de una teología bíblica para llevarla a cabo.

Lambert afirma que ser consejero es una decisión teológica: cada consejería se nutre de una cosmovisión. Para que nuestra consejería sea bíblica necesitamos buscar en Dios lo que somos; Él es nuestro creador y salvador.

Es por eso que recomiendo a todo pastor, consejero, y miembro fiel a la iglesia, que no se pierda la lectura de este libro. Todos somos consejeros, y nadie es un consejero neutral. Te animo, junto al autor de este libro, a que aconsejes con la Palabra para que Dios sea exaltado.


[1] Autor de The Biblical Counseling Movement After Adams (Crossway, 2011), coeditor de Counseling the Hard Cases: True Stories Illustrating the Sufficiency of God Resources in Scripture (B&H, 2012), autor de Finalmente libre: Luchando por la pureza con el poder de la gracia (Zondervan, 2013), coautor de Transforming Homosexuality: What the Bible Says about Sexual Orientation and Change (P&R, 2015).
[2] La consejería cristiana o psicología cristiana son llamados integracionistas, son aquellos que confían, en un grado u otro, en las ideas de consejería de las personas seculares.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí