Preguntas frecuentes: Lo que deberías saber sobre las vacunas contra el COVID-19

0
18

¿Qué acaba de pasar?

Las semanas pasadas, dos compañías farmacéuticas, Pfizer y Moderna, presentaron solicitudes a la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) y otras agencias reguladoras de todo el mundo para el uso y distribución de sus vacunas de ARNm de COVID-19.

Pfizer dice que puede producir a nivel mundial hasta 50 millones de dosis en 2020 y hasta 1.300 millones de dosis para fines de 2021, y que estará lista para distribuir la vacuna pocas horas después de la autorización. Para fines del 2020, Moderna también espera tener aproximadamente 20 millones de dosis de su vacuna disponibles en los Estados Unidos y se espera que fabrique de 500 millones a mil millones de dosis a nivel mundial en 2021.

¿Cómo funcionan las vacunas?

Las vacunas reducen el riesgo de contraer una enfermedad, al trabajar con las defensas naturales de tu cuerpo para crear una protección. Esencialmente, las vacunas funcionan porque Dios ha diseñado nuestros cuerpos no solo para luchar contra los gérmenes invasores, sino también para recordarlos y recordar cómo destruirlos.

Cuando te pones una vacuna, tu sistema inmunológico responde de la siguiente manera: (1) reconociendo el germen invasor (virus, bacterias, etc.), (2) produciendo anticuerpos (es decir, proteínas producidas naturalmente por el sistema inmunológico para combatir enfermedades), y (3) recordando la enfermedad y cómo combatirla cuando se exponga en el futuro.

Una vacuna introduce de forma segura el “germen invasor” en una de estas tres formas. El primer método es “inactivar” el virus para que sus componentes principales sigan funcionando pero no provoquen una infección. Así es como funcionan la poliomielitis, la hepatitis A, y la influenza (versión inyectable). El segundo método es utilizar una cepa debilitada del virus que, aunque técnicamente todavía está viva, no es lo suficientemente fuerte como para causar daño. A esto se le llama vacuna atenuada, y así es como funcionan las vacunas contra el sarampión y el virus del papiloma humano (VPH). El tercer método consiste en utilizar componentes específicos de la secuencia genética del virus, en lugar del virus en sí. Así es como funcionan las vacunas de ARNm.

¿Cómo funciona una vacuna de ARNm específicamente?

Como se indicó anteriormente, la mayoría de las vacunas usan versiones o componentes inactivados o debilitados del patógeno que causa la enfermedad para estimular la respuesta inmune del cuerpo para crear anticuerpos. Sin embargo, las vacunas que usan ARNm adoptan un método diferente. Como explican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las vacunas de ARNm aprovechan el proceso que las células usan para producir proteínas con el fin de desencadenar una respuesta inmune y desarrollar inmunidad al SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19.

Con las vacunas de ARNm, llamadas así por las hebras de material genético, el ARNm se encuentra dentro de una capa especial que lo protege de las enzimas del cuerpo que de otro modo lo descompondrían (contrario a algunos conceptos erróneos, las vacunas de ARNm no entran en el núcleo de la célula, no puede “cambiar el ADN de una persona” o su código genético).

El ARNm es esencialmente una instrucción para la célula sobre cómo hacer una porción inocua de la “proteína spike” que es exclusiva del SARS-CoV-2. Dado que solo se produce una porción de la proteína, no hace daño a la persona vacunada. Una vez que se produce la porción de la proteína spike, la célula descompone la cadena de ARNm y la desecha usando enzimas en la célula. Una vez que se muestra en la superficie celular, la proteína hace que el sistema inmunológico comience a producir anticuerpos y a activar las células T para combatir lo que cree que es una infección. Estos anticuerpos son específicos del virus SARS-CoV-2, lo que significa que el sistema inmunológico está preparado para protegerse contra futuras infecciones.

Al igual que con todas las vacunas, el beneficio de las vacunas de ARNm es que los vacunados obtienen esta protección contra un virus sin tener que correr el riesgo de sufrir las graves consecuencias de enfermarse con COVID-19.

¿Me enfermará una vacuna de ARNm o me dará COVID-19?

No, debido a que la vacuna no es infecciosa (es decir, no usa una versión inactivada o debilitada del virus), no hay posibilidad de que te dé COVID-19.

¿Son seguras las vacunas?

Las vacunas contra el COVID-19 se probaron en grandes ensayos clínicos para garantizar que cumplan con los estándares de seguridad. Se reclutó a decenas de miles de personas para participar en estos ensayos a fin de determinar cómo las vacunas ofrecen protección a personas de diferentes edades, razas, etnias, y condiciones de salud.

Un ensayo clínico incluye tres fases. Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), en la fase 1, la vacuna se administra a un pequeño número de personas generalmente sanas para evaluar su seguridad en dosis crecientes y para obtener información temprana sobre qué tan bien funciona la vacuna para inducir una respuesta inmunitaria en las personas. Los estudios de fase 2 incluyen a más personas, donde se prueban varias dosis en cientos de personas con estados de salud típicamente variables y de diferentes grupos demográficos, en estudios controlados aleatorios. Estos estudios proporcionan información de seguridad adicional sobre los riesgos y efectos secundarios comunes a corto plazo, examinan la relación entre la dosis administrada y la respuesta inmunitaria, y pueden proporcionar información inicial sobre la eficacia de la vacuna. En la fase 3, la vacuna se administra a miles de personas en estudios controlados aleatorios que involucran a grupos demográficos amplios (es decir, la población destinada al uso de la vacuna) y genera información importante sobre la efectividad y datos de seguridad adicionales. Esta fase proporciona información adicional sobre la respuesta inmunitaria en las personas que reciben la vacuna en comparación con las que reciben un control, como un placebo.

Al evaluar una autorización de uso de emergencia para las vacunas contra el COVID, la FDA requiere que los fabricantes de vacunas incluyan la evaluación de la información química, de fabricación, y de controles de la vacuna. La FDA también utiliza todas las herramientas e información disponibles, incluyendo las revisiones de registros, las visitas al sitio, y el historial de cumplimiento previo, para evaluar el cumplimiento de las buenas prácticas de fabricación actuales. Como dicen los CDC (en inglés):

“Tanto esta enfermedad como la vacuna son nuevas. No sabemos cuánto tiempo dura la protección para quienes se infectan o para quienes se vacunan. Lo que sí sabemos es que el COVID-19 ha causado enfermedades muy graves y la muerte de muchas personas. Si contraes COVID-19, también corres el riesgo de contagiar a tus seres queridos que pueden enfermarse gravemente. Recibir la vacuna contra el COVID-19 es una opción más segura”.

¿Qué quiere decir que una vacuna sea eficaz?

La eficacia de la vacuna y la efectividad de la vacuna es una medida de la reducción proporcional de casos entre las personas que han sido vacunadas contra una enfermedad en particular. Según los CDC, la eficacia/efectividad de la vacuna se mide calculando el riesgo de enfermedad entre personas vacunadas y no vacunadas y determinando el porcentaje de reducción en el riesgo de enfermedad entre las personas vacunadas en relación con las personas no vacunadas.

La eficacia de una vacuna es la reducción proporcional de la enfermedad entre el grupo vacunado en comparación con los que no han recibido la vacuna. Por ejemplo, el virus Moderna se probó en un ensayo clínico de 30 000 adultos estadounidenses. Dos semanas después de recibir la segunda dosis de la vacuna, solo 11 personas que fueron vacunadas desarrollaron síntomas de COVID-19 en comparación con 185 casos sintomáticos en un grupo de placebo. Esto indica una eficacia de la vacuna del 94,1 por ciento, o una reducción del 94,1 por ciento de la cantidad de casos que esperarías si no se hubieran vacunado. (En comparación, la vacunación contra la influenza reduce el riesgo de contraer influenza entre un 40 y un 60 por ciento entre la población en general).

Además, la vacuna actualmente tiene una eficacia del 100% contra enfermedades graves. Esto significa que nadie que recibió dos dosis de la vacuna ha desarrollado un caso grave de COVID-19. En comparación, después de dos semanas, 30 personas en el grupo de placebo desarrollaron un caso grave, que resultó en una muerte.

¿Cómo se elaboran las vacunas?

Hay tres tecnologías diferentes de producción de vacunas aprobadas por la FDA para crear vacunas: a base de huevo, a base de células, y a base de ARNm.

Las vacunas contra la influenza se elaboran con mayor frecuencia mediante un proceso de fabricación a base de huevos. Para hacer esta vacuna, se inyecta una vacuna candidata en un huevo de gallina fertilizado y se incuba durante varios días para permitir que los virus se repliquen. El líquido que contiene el virus se extrae del huevo para crear una dosis de la vacuna. Debido a que se necesita un huevo para producir una dosis de una vacuna, este proceso requiere una gran cantidad de huevos de gallina. Solo en los Estados Unidos, se necesitan casi 140 millones de huevos cada temporada de gripe.

El segundo método es la producción basada en células. Esto es similar al método basado en huevos, excepto que en lugar de incubar el virus en huevos de gallina, se cultiva en células de mamíferos no humanos.

El tercer método, y el utilizado para las vacunas COVID de Pfizer y Moderna, implica el uso de tecnología recombinante. En lugar de un proceso biológico (por ejemplo, hacer crecer el virus en un huevo o una célula), utiliza un proceso químico. Debido a este método, las vacunas de ARNm se pueden crear mucho más rápido que las vacunas a base de óvulos o células. Sin embargo, un inconveniente principal es que estas vacunas deben mantenerse extremadamente frías. La vacuna Pfizer deberá almacenarse a menos -94 grados Fahrenheit y se degradará en unos cinco días a temperaturas normales de refrigeración ligeramente por encima del punto de congelación. Moderna dice que su vacuna puede permanecer estable en condiciones de refrigeración estándar, de 36 a 46 grados Fahrenheit, y hasta 30 días después de descongelarla.

¿Por qué algunas de las vacunas COVID requieren una inyección mientras que otras requieren dos dosis?

Los CDC señalan: “Todas las vacunas contra el COVID-19 que actualmente se encuentran en la fase 3 de los ensayos clínicos en los Estados Unidos, excepto una, requieren de dos dosis. La otra vacuna contra el COVID-19 consiste en una dosis”.

Como se señaló anteriormente, cuando se expone a un germen, como un virus o una bacteria, el sistema inmunológico humano desarrolla una memoria inmunológica y “recuerda” cómo combatir el patógeno.

Algunas vacunas requieren una dosis de refuerzo (o inyección de refuerzo) que se administra después de la vacunación inicial para aumentar o “reforzar” la inmunidad adquirida. Se puede usar un refuerzo porque el cuerpo necesita un “recordatorio” del patógeno (esta es la razón por la cual necesitas una vacuna contra el tétanos cada diez años) o para asegurarse de que el cuerpo haya desarrollado suficiente inmunidad para combatir la infección.

El Colegio de Médicos de Filadelfia (en inglés) señala que investigaciones recientes sugieren que la persistencia de la inmunidad contra una enfermedad en particular “puede depender de la velocidad con la que esa enfermedad progresa típicamente a través del cuerpo. Si una enfermedad progresa rápidamente, es posible que la respuesta de memoria del sistema inmunológico (es decir, los ‘anticuerpos de vigilancia’ generados después de una infección o vacunación previa) no pueda responder lo suficientemente rápido para prevenir la infección, a menos que se les haya ‘recordado la enfermedad recientemente’ y ya la estén vigilando”.

¿Se están utilizando células fetales en las vacunas y tratamientos de COVID-19?

La respuesta corta es “no”. Puedes encontrar una respuesta más larga en este artículo (en inglés).

¿Por qué los cristianos deberían saber sobre estas vacunas?

Hay dos razones principales por las que los cristianos deberían tener conocimiento de estas vacunas.

La primera es que el proceso revela la gloria de Dios y debe despertar nuestra gratitud. La creación de nuevas vacunas a menudo lleva una década, y la más rápida que se haya creado anteriormente llevó cuatro años. Pero debido a los avances en tecnología y conocimiento, tomó menos de un mes desarrollar una vacuna COVID-19 (el resto del tiempo se ha dedicado a ensayos clínicos). Es posible que una vacuna eficaz comience a distribuirse en las próximas semanas.

Esta es una bendición sin precedentes que se habría considerado nada menos que milagrosa para las generaciones anteriores de cristianos. Si bien es entendible que algunas personas (especialmente aquellas que no están familiarizadas con la ciencia subyacente) puedan ser cautelosas, nuestra primera respuesta a esta noticia debería ser expresar nuestra gratitud a un Dios que ha hecho posible prevenir la enfermedad y la muerte de millones de personas.

La segunda razón es que debes estar preparado para los próximos debates que afectarán a tus iglesias y comunidades. Así como los estados y las localidades tienen requisitos de vacunación para ingresar a guarderías y escuelas públicas, pronto veremos a las vacunas COVID necesarias para participar en muchas áreas de la vida comunitaria, quizás incluso en las iglesias. Las discusiones sobre tales mandatos deben basarse en el amor al prójimo (Mc 12:31) y en la sabiduría (Pr 4:7). Para hacer esto bien, debemos buscar la información más precisa posible y basar nuestro juicio en la razón y la prudencia dadas por Dios en lugar de basarse en falsedades y teorías de conspiración.

Al tener un conocimiento básico del proceso de vacunación, podemos estar mejor preparados para guiar a nuestras familias, iglesias, y comunidades para poner fin a esta pandemia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí