Cinco personas mueren en un asalto al Capitolio por parte de seguidores de Trump

0
12
Cinco personas mueren en un asalto al Capitolio por parte de seguidores de Trump

Un grupo de partidarios de Donald Trump ha irrumpido este miércoles en el edificio del Capitolio, en Washington D.C., donde el Congreso de los Estados Unidos estaba reunido en una sesión extraordinaria para ratificar la victoria del candidato demócrata, Joe Biden, en las elecciones del pasado 3 de noviembre. El asalto no solo ha provocado la interrupción del proceso de confirmación durante cerca de cuatro horas, sino que también ha acabado con enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y manifestantes.

Cinco personas han muerto durante los altercados. Una de ellas, Ashli Babbitt, una veterana de las fuerza aéreas de Carolina del Sur, ha fallecido después de recibir un disparo por parte de un miembro de la policía del Capitolio. Otras tres, lo han hecho como consecuencia de complicaciones médicas en medio del caos, y la quinta es Brian Sicknick, un miembro de la policía del Capitolio que había resultado herido. La Casa Blanca ha enviado efectivos de la Guardia Nacional para desalojar las instalaciones y el ayuntamiento de la capital estadounidense ha decretado el toque de queda en el distrito de Columbia. 14 policías han resultado heridos y la cifra de detenidos ha ascendido a 52 personas.

Tras el desalojo de los manifestantes, el Congreso ha retomado la sesión para ratificar la victoria de Biden. Antes de los disturbios, el presidente en funciones, Donald Trump, todavía cuestionando la legitimidad de los resultados electorales, había animado previamente en un mitin a miles de sus seguidores a “caminar hasta el Capitolio” y “animar a nuestros valientes senadores y congresistas”. “Nunca recuperaréis vuestro país con debilidad, tenéis que mostrar fuerza”, había afirmado ante la multitud.

Mike Pence: “Investir al vicepresidente con autoridad unilateral para decidir la contienda presidencial sería antiético”

El vicepresidente Mike Pence, encargado de dirigir la sesión en el Congreso, ha mostrado sus discrepancias respecto a la propuesta de Donald Trump de no confirmar la victoria de Biden. “Investir al vicepresidente con autoridad unilateral para decidir la contienda presidencial sería completamente antiético para este propósito”, ha señalado Pence en Twitter. “No creo que los fundadores de nuestro país tratasen de investir al vicepresidente con autoridad unilateral para decidir qué votos electorales deberían ser contabilizados durante la Sesión Común del Congreso, y ningún vicepresidente en la historia de Estados Unidos ha reclamado alguna vez tal autoridad. La presidencia pertenece al pueblo estadounidense, y solo a ellos”, ha remarcado.

pic.twitter.com/8WJbv9A8Lx

— Mike Pence (@Mike_Pence) January 6, 2021

Antes de que Twitter bloquease su cuenta, Trump ha acusado a Pence de “no tener el coraje de hacer lo que debería haberse hecho para proteger a nuestro país y nuestra Constitución, dando la oportunidad de certificar un conjunto de hechos corregidos, no los fraudulentos o inexactos que se les pidió que certificaran previamente”.

El líder de los republicanos en el Congreso, Mitch McConnell también ha condenado los altercados que han interrumpido la sesión, asegurando que “Estados Unidos y este Congreso han afrontado amenazas mucho mayores”. Además, ha ratificado el apoyo del partido al reconocimiento de los resultados electorales: “Certificamos al ganador de las elecciones presidenciales de 2020. El comportamiento criminal nunca dominará al Congreso”, ha dicho.

El presidente electo, Joe Biden, también reaccionó a través de un discurso. “Lo ocurrido hoy es un recordatorio, un doloroso recordatorio, de que la democracia es frágil. Para preservarla se requiere personas de buena voluntad, líderes Estados Unidos y este Congreso han afrontado amenazas mucho mayores” que “no nos han disuadido antes y no nos disuadirán ahora”.

Líderes evangélicos lamentan los hechos y señalan a Trump como responsable

El presidente Trump ha publicado un tweet pidiendo a la gente que permaneciese “pacífica” y que respetasen a “la ley” y a las fuerzas de seguridad. Sin embargo, no ha condenado los hechos y horas después se ha limitado a asegurar que “habrá una transición ordenada el 20 de enero”, aunque ha vuelto a remarcar que está “en total desacuerdo” con el resultado de la elección.

Una actitud que ha llevado a diferentes líderes del vasto y diverso ámbito evangélico en Estados Unidos que sí habían condenado los hechos a señalar al presidente Trump como responsable. “Lo que estamos viendo en Washington D.C. es la refutación de nuestro compromiso estadounidense, una forma de anarquía desatada que es enemiga de la libertad ordenada, y el presidente Trump es responsable de desatar el caos”, ha asegurado en redes sociales el presidente del Seminario Teológico Bautista del Sur, Albert Mohler, que apoyó a Trump en las elecciones de noviembre.

What we are seeing in Washington now is the refutation of our American commitment, a form of unleashed anarchy which is the enemy of ordered liberty, and President Trump is responsible now for unleashing mayhem. Pray that God will rescue is from this.

— Albert Mohler (@albertmohler) January 6, 2021

También el presidente de la Convención Bautista del Sur, J. D. Greear, ha pedido al presidente en funciones que condene los disturbios y ha asegurado que las “transiciones pacíficas del poder han marcado la historia de nuestra república desde el principio” y que “esto es parte de honrar y someterse a los líderes ordenados por Dios, tanto si fueron nuestra elección como si no”.

El presidente de Family Research Council, Tony Perkins, expresó su rechazo a los manifestantes violentos: “Los actos violentos y fuera de la ley en el Capitolio, contra el Congreso y la policía del Capitolio, son incorrectos y peligrosos para nuestra república. Los actos fuera de la ley no son el camino, y estas acciones ponen más difícil para los americanos que apoyamos la ley pelear la buena pelea. ¡Oremos por nuestra República!”.

El presidente de la Comisión de Libertad Religiosa y Ética de la Convención Bautista, Russell Moore, ha calificado los hechos de “anarquía anticonstitucional” y ha señalado que “el presidente Trump tiene la responsabilidad moral pedir a estas turbas que paren”. Moore ha calificado la respuesta de Trump de “inexcusable” y “vergonzosa”.

El pastor Rick Warren ha lamentado los altercados como “terrorismo doméstico” y ha subrayado que “el presidente Trump debe decirle a sus seguidores: ‘Hemos perdido’”. El reconocido conferenciante Franklin Graham también se ha mostrado “profundamente triste por lo que ha ocurrido en la capital” y ha llamado a “orar por la paz y la protección de nuestro país”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí